Sociedad 25/11/2020

Una empresa argentina creó un innovador kit, de fácil acceso y consumo masivo, para evitar los contagios de coronavirus

Todavía sin vacunas, e incluso una vez que ellas ya estén disponibles, siempre se remarca que la mejor forma de evitar los contagios del Covid-19 es la distancia social y el uso de los elementos de protección. Y en este último punto hay que destacar la decisión de la empresa argentina Libus de volcar su experiencia en el diseño de elementos de cuidado personal para ayudar en esta causa común.

Libus tiene su planta en Berazategui y fue creada hace más de 20 años con un propósito que se ha ido consolidando a lo largo de estas décadas: cuidar a los trabajadores de las fábricas e industrias. La firma se dedicaba a fabricar equipos de protección personal craneana, auditiva, visual, respiratoria, ocular y facial para quienes se desempeñan en industrias. Pero la pandemia, está claro, cambió todo.

Con la llegada del coronavirus, el equipo de producción de la empresa decidió volcar todo ese conocimiento en protección facial que utilizan para cuidar a los trabajadores de la Argentina para crear un kit que sea igual de seguro en la prevención de contagios del virus.

El otro objetivo fundamental que le interesó a la firma fue ampliar la llegada de sus productos para que sean de consumo masivo y fácil acceso, por lo que decidieron que sean vendidos en farmacias, kioscos y estaciones de servicio.

Un kit sencillo y completo

Una investigación publicada en The New England Journal of Medicine reveló que la mascarilla es uno de los pilares para el control de la pandemia del COVID-19, y que el enmascaramiento facial universal puede ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad. Por ello, Libus decidió llevar al público en general sus productos para la protección del rostro que incluyen mascarillas descartables, protectores faciales plásticos y anteojos.

Para quienes prefieran usar un solo elemento que les cubra toda la cara, la empresa pensó tres modelos de protectores faciales, todos ellos con diseño envolvente que suministra protección desde la frente hasta el mentón.

El primero cuenta con un sistema articulado para rebatir la pantalla, ajustar el calce a la nuca, y dar seguridad de movimiento. El segundo, es el "Kit Protector facial Cov-19", que posee goma espuma para lograr un mayor confort en la cabeza. El tercero, denominado "Protector facial Cronos" cuenta con un innovador tratamiento anti empaño y se sujeta desde la patilla como si fuera un anteojo.

Para quienes no deseen utilizar un protector facial que cubra el rostro por completo hay otra opción: la combinación de anteojos y mascarilla.

La mascarilla que ofrece Libus es quirúrgica y descartable: cuenta con triple capa y un 95% de filtrado antibacterial. El producto tiene certificación del ANMAT.

Los anteojos, por su parte, se pueden conseguir en tres modelos: la línea "Ecoline", que tiene un diseño deportivo y tratamiento anti empaño. La línea "Fall Dual", que consta de lentes de policarbonato de grado óptico con filtro UV y tratamiento anti empaño. Tiene patilla intercambiable, armazón desmontable y certificación EN166. Y el modelo "Neón Plus", un diseño deportivo con despliegue lateral y patillas ergonómicas que proveen confort y seguridad.

La empresa se ocupó de todos los detalles: también ideó una solución spray anti empaño para los anteojos, para prevenir este problema por el uso de los barbijos, tapabocas y mascarillas.

Libus es la empresa de elemento de protección personal (EPP) más grande de la región. En Argentina cuenta con una planta modelo para la fabricación de productos y tiene otras dos sedes en Brasil y Chile. Además, cuenta en su planta con un moderno laboratorio de ensayo y medición para EPP, único en Latinoamérica.

Expresa tu opinión

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

  © 2021 | Hora Pico, Noticias en línea